Comprar casa en Colombia ¿Por qué Pereira? «El San Francisco de Colombia»

Colombia ha estado fuera del radar de los extranjeros debido a sus problemas del pasado. Ahora, está tomando el lugar que por derecho le corresponde.

Adoro sus climas agradables (puedes elegir tu favorito), la gente más amable, y los costos de vida más bajos. El dólar tiene un poder de 3 a 1 en promedio, lo que nos da a los que hemos residido en el exterior un gran beneficio y significa que nuestro estilo de vida está muy por encima de lo que experimentaríamos en casa.

Es como estar en una nueva frontera.

Vivo en el Eje Cafetero en una pequeña ciudad llamada Pereira con mucha actividad económica e ideal para invertir, disfrutar o descansar. Vivo con mi madre jubilada y mi hijo de cuatro años. La ciudad ha recuperado todos los espacios verdes y está mejorando las carreteras y la infraestructura. La economía local está floreciendo.

Mientras el país se moderniza y llegan más personas del exterior a vivir y comprar casa en Colombia, sigue siendo un lugar de tradiciones y comida fresca del campo. Puedo comprar jabón artesanal en el mercado local de agricultores, pedir que me traigan yogur de cabra fresco directamente hasta mi puerta, e incluso puedo solicitar el servicio de una chica para que venga a mi casa y me haga manicura y pedicura por un tercio de lo que costaría en Estados Unidos.

Esto es lo que algunos de mis amigos extranjeros dicen sobre por qué eligieron a Colombia para comprar su casa y por qué Pereira y el eje cafetero en especial.

Mi amigo John tiene 57 años, es oriundo de Tampa. Cuando le preguntas «por qué Colombia» su respuesta es: «¡La gente! Los ciudadanos de Pereira y Colombia son los más amigables que he conocido. Todos te ofrecen un «buenos días» y darán todo su esfuerzo para ayudar de ser necesario. Luego están los climas variados. ¿Dónde más se puede pasar de volcanes nevados a exuberantes bosques tropicales o a un desierto en un solo día?»

Otro amigo, Kevin, de 64 años, dice: «Puedo vivir cómodamente sin trabajar más, a diferencia de trabajar hasta que la muerte nos separe en los EE.UU. Lo que sella el trato, sin embargo, es la variedad de climas, la geografía que da tan bellas vistas».

El San Francisco de Colombia

La ciudad de Manizales está a una hora de Pereira. A menudo se la llama «la San Francisco de Colombia» gracias a su clima y sus colinas. Mi amigo Michael vive allí. «Después de haber viajado varios meses por ocho diferentes países del mundo, Colombia fue el que más me hizo sentirme en casa», dice. «El relajante estilo de vida de las siestas aquí nos obliga a ir más despacio y a disfrutar del tiempo con nuestra familia y amigos durante dos horas cada día. Esta y las otras tradiciones simples de Colombia despiertan el anhelo de volver a un estilo de vida que hace mucho tiempo se perdió en los EE.UU., y en muchos otros países.

Más al sur, en la «Capital de la Salsa» en Cali, mi amigo DP dice: «Es la belleza del país. Es la bondad y la generosidad de la gente. Es compartir una risa al tratar de pedir una dirección en mi pobre español. Es ver el sol todos los días. Es compartir una bebida extraída de un coco en las playas vírgenes de la costa. Es el café matutino de una resaca en las montañas. Es saber que cuando te despiertas por la mañana, hoy va a ser diferente a ayer, y el día anterior a ese, y el día anterior a ese. Colombia me eligió a mí, no al revés. Porque al descubrirla, supe que no había manera de que pudiera volver a mi antigua vida tal y como la conocía.»

En general, lo que muchos visitantes y personas que hemos vivido en el exterior vemos es que Colombia es el lugar ideal para comprar tu casa e invertir en un país que está en crecimiento constante, con una economía pujante y ¿por qué el eje cafetero? Sus gentes, su clima y como no… su café 🙂

Por Erin Donaldson 😉